Tus ojos son, el reflejo del mar en el cielo

 
Tus ojos son, el reflejo del mar en el cielo,
se posan en los míos, con su dulce mirar,
tan llenos de ternura, de esperanza y de paz
reflejando el color de un pedazo de cielo.

Burbujas de palabras que salen de tu boca,
que me hablan de tu amor y a mi me vuelven loca,
tus dientes como perlas, blancas como el armiño,
tus labios de amapola me entregan tu cariño.

Tus manos me acarician con trémula premura,
se posan en mi espalda, rozando mi cintura,
van palpando mi cara, mis ojos y mi boca,
siento esa sensación que a mi alma trastoca.

Me palpan los contornos de mis mañanas frías,
me arrullan con ternura colmada de caricias,
en las tardes de invierno brillantes por el hielo,
me dan dulce cobijo, me elevan hasta el cielo.

Tengo prisa de amarte, te quiero con premura,
ven, acércate a mi lado, te entrego mi alma pura,
para que tu la vistas con cálidas palabras,
con sonrosados besos, con destellos de luna.

Cuando duerme la luna, estrellas y luceros,
y al alba nace el sol en todo su esplendor,
cruzamos las miradas, con ansia y con anhelo,
que reflejan serenos el color de la mar, y un pedazo de cielo

Chelo Álvarez
©2010 Agosto
Derechos reservados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s